Procesos Individuales Entrenamiento Emocional

El camino rápido al bienestar y la mejora 

Un proceso un entrenador emocional te ayuda a llegar de una forma fácil y rápida a un estado mejor.

El objetivo de las sesiones es subir tu neutralidad frente a las diferentes situaciones que te pasan. Esto te permite ver las cosas desde un punto de vista más liviano, más alejado, con más inteligencia, sin sufrir. 

¿Qué aporta el entrenador? 

El Entrenador profesional ha recibido una completa formación en Entrenamiento Emocional y cumple una serie de requisitos para asegurarte la calidad de su trabajo.

El entrenador controla múltiples herramientas que permiten mejorar muchos ámbitos de tu vida, desde cambios de creencias hasta reprogramación de reacciones heredadas.

El entrenador puede acceder a lugares donde tu conciencia no llega, recuerdos olvidados, obtener información sobre emociones que no comprendes, reprogramar tu cuerpo mucho más rápido… 

 

Herramientas avanzadas

Reprograman las reacciones emocionales más complejas, traumas, problemas de sueño, aprendizaje, dolores musculares y de salud. 

 

Experiencia

El entrenador está familiarizado con las herramientas, tiene mucha intuición y va siempre a lo prioritario para que el cambio sea rápido. ¡Más vale maña que fuerza. ! 

Estado de Neutralidad

Se crea un espacio íntimo en el que no hay juicio, no hay consejos, no hay dolor; así que podrás confiar en tu Entrenador y contarle las cosas tal y como son: sin tabús.

Tanto si estás bien y quieres mejorar,

como si te sientes mal y quieres cambiarlo,

tenemos un proceso que te ayudará a

conseguirlo.

Estoy bien y quiero mejorar

La mejor versión de ti mismo

Cuando estás bien, sientes curiosidad por mejorar y aprender. Desde este punto, se abre un gran abanico de posibilidades.

En Entrenamiento Emocional aspiramos a ser y estar en un estado sostenible de bienestar y que sea de ayuda para nuestro entorno.

Lo que está bien, se puede MEJORAR. Por eso trabajamos con personas que se eligen tener ÉXITO en lo que se proponen: deportistas, profesionales, empresarios que aspiran a tener una mente sana en un cuerpo sano.

Los procesos de mejora te ayudan a crecer

Los procesos de mejora son amplios, y se basan en la mejora de la neutralidad del cuerpo.

Puedes desarrollar muchas capacidades, como por ejemplo:

  • Ser una fuente de amor
  • Inteligencia, memoria y velocidad de pensamiento.
  • Capacidad de ayudar a otras personas
  • Comunicación, liderazgo y relaciones.
  • Creación de abundancia a tu alrededor.
  • Llevar tu cuerpo a estados de bienestar superiores

Contacta conmigo, cuéntame hacia dónde vas y te digo cómo puedo contribuirte.

Me siento mal y sé por qué

La gran bola de nieve ha comenzado a crecer… párala lo antes posible.

«Mi vida iba bien hasta que pasó aquello. Desde entonces, empecé a ponerme cada vez peor… y mira cómo estoy»

La muerte de un familiar, una ruptura de pareja, una traición amistosa, un problema en el trabajo, una discusión con un cliente, un fracaso, un susto con un hijo… suelen ser el desencadenante de la reactividad.

La gran bola de nieve ha comenzado a crecer… párala lo antes posible.

 

El pasado reactivo condiciona el futuro… y probablemente ese es el motivo por el que hoy sufres, por el que no quieres tener pareja o hijos, el motivo por el que te echan de todos los trabajos, el motivo por el que te autoboicoteas, te desmotivas, pierdes tu vida…

Con tu Entrenador podrás resolver esos conflictos del pasado, evitando que sigan haciéndote sentir mal en el presente y que condicionen tu futuro.

Además, los procesos son sencillos y agradables, te darás cuentas de muchas cosas.

Contacta conmigo, cuéntame lo que te pasa y te digo cómo puedo contribuirte.

Estoy mal porque alguien está mal

Cuando la vida se complica, mantener la neutralidad mejora la situación.

La pareja, los hijos y la familia suelen ser una de las fuentes de estrés.

Nos vemos dentro de un problema que aparentemente no es nuestro.

Sin embargo, si algo sabemos en Entrenamiento Emocional es que en cualquier conflicto TODOS LOS PARTICIPANTES están implicados emocionalmente.

Es decir, si estás en estado reactivo estás empeorando la situación. La reactividad crea más reactividad, como vas a ver en los siguientes ejemplos:

Mi pareja está decaída, no quiere hacer nada.

Solución reactiva

Intento que mejore pero no consigo nada, no se deja ayudar. Me frustro. Me enfado, le hago sentir culpable porque no pone de su parte por mejorar.

Con el tiempo empiezo a desilusionarme. Nuestra relación se degrada hasta ser inexistente. 

Solución con tu entrenador
Me neutralizo ante mi pareja, comprendo su situación, conectamos de nuevo, arreglamos juntos el problema y la relación sale reforzada. ¡Hemos aprendido juntos!

 

Mi padre está enfermo y me duele verle sufrir.

Solución reactiva

No voy a verle para que no note la preocupación. Me siento mal por no ir a verle. Mi pareja me dice que soy egoísta. Me enfado, ya no siento su apoyo… 

Solución con tu entrenador

Me neutralizo frente al sufrimiento de mi padre, el miedo a la soledad y a sufrir.A partir de ahí, me siento bien con mi padre, y elijo voluntariamente ayudarle en lo que necesite por amor, sin ningún dolor. Mi pareja me apoya, todo fluye. 

 

Mi hijo no quiere aprender, no hace ni caso.

Solución reactiva

Cuando quiere, es muy listo pero no hay manera de que se ponga. Suspende los exámenes y me enfado. Tengo que estar encima de él para que estudie. Siento que no tengo tiempo para mí. Su hermano tiene celos y empieza a portarse mal. Pierdo la autoridad, no me hacen caso. ¿Cómo no me va a preocupar si soy su madre? 

Solución con tu entrenador

Neutralizo el miedo a que mi hijo suspenda, neutralizo mi enfado porque no me escucha, rompo con el patrón en el que mi hijo reclama mi amor portándose mal. El niño se desestresa y empieza a tener interés por aprender. 
Los dos hermanos son felices y la relación fluye. Mis hijos se hacen independientes, respetuosos y cariñosos.

 

Mi jefe está estresado, me grita, me dice que lo hago todo mal.

Solución reactiva

Me lo tomo como algo personal, siento que no me valora. Se lo cuento a mi pareja, y me anima a plantarle cara y dejar la empresa. Al final, me lanzo y pierdo el empleo. Siento que mi siguiente jefe tampoco me valora. Me exijo más, siento que nadie valora lo que hago. Llego a casa y la comida está sin hacer. ¿Es que nadie tiene en cuenta todo lo que me esfuerzo?

Solución con tu entrenador

Me neutralizo frente a los gritos y perdono a mi jefe. A partir de ahí, ya no me molesta que me grite. neutralizo mi problema con la valoración y el reconocimiento. A partir de ahí, yo me valoro a mí mismo y paso de lo que diga mi jefe. Sigo donde estoy, poco a poco mi jefe va dándose cuenta de su actitud y cambia. Me siento bien.

 

«De la forma más tonta» surgen problemas añadidos

 

En cuanto entras en reactividad por alguien de tu entorno, las cosas se tuercen bastante más de lo que esperas… y ¡esto afecta a más entornos!

Todos tenemos una responsabilidad ante un problema de otra persona.

Por eso decimos que, ante cualquier problema que te esté afectando, tú tienes la solución: desde la neutralidad tendrás liderazgo, inteligencia y capacidad para hacer que la otra persona mejore. 

Recuerda: para estar bien, no necesitas que ellos estén bien, no necesitas que mejoren.

Es al revés. Cuando tú estás bien con ellos, mejoran.

Y eso es lo que conseguirás haciendo un proceso de mejora ante el entorno con tu entrenador.

¿No es fascinante?

Contacta conmigo, cuéntame hacia dónde vas y te digo cómo puedo contribuirte.

Me siento mal y NO sé por qué

¿Hay algo peor que no saber lo que te pasa?

Te voy a contar algo que necesitas saber URGENTEMENTE. 

LO QUE SIENTES NO SIEMPRE TIENE RELACIÓN CON QUE SUCEDE.

Por ejemplo, puede ser que cada vez que ves a un señor calvo con gafas, a los dos miutos te sientas fatal, triste.

Tan sencillo como: Señor calvo de gafas me ha recordado INCONSCIENTEMENTE a mi difunto abuelo.

¡Y ni siquiera te has dado cuenta! 

Y no solo eso, sino que hay MUCHOS MOTIVOS por los que puedes sentirte mal y que no son de tu realidad.

Por ejemplo, por empatía con una persona cercana. ¡Algunas reacciones se pegan!

Pero también pueden venir heredadas, copiadas… y por eso, por mucho que intentes encontrar la causa, solo conseguirás EMPEORAR el problema.

La ÚNICA solución efectiva está en aplicar Entrenamiento Emocional.

Contacta conmigo, cuéntame lo que te pasa y te digo cómo puedo contribuirte.

Siento que me he bloqueado

Cuando tu reactividad te controla, te quedas sin control.

Llegando a un límite de reactividad emocional empiezas a tener cansancio, debilidad, ansiedad, problemas de sueño… y cosas como estas:

Mente espesa, indecisión, no sé qué hacer, no sé qué me conviene. No estoy para pensar.

No rindo. El tiempo pasa rápido y no avanzo. Pasan los días y no mejoro. No disfruto de mi vida.

Digo una cosa y hago otra. 

Cuando tu vida se bloquea

Me duele el cuerpo, mi espalda se carga, no funciona bien. Como poco o mucho, la comida me sienta mal.

Me intento levantar y algo me tira. Mi vida es como una montaña rusa. Subidas, vértigo, bajadas, sustos… no sé qué hacer.  

Pienso continuamente en mi sufrimiento. No tengo fuerzas. Esto ya me harta, me enfada estar así, me culpo.

¿Te suenan? Estas son frases típicas de una personas bloqueada.

La buena noticia es que puedes cambiarlo. La otra noticia es que CADA DÍA QUE PASAS SIN CAMBIARLO TU REACTIVIDAD AUMENTA. Por eso es importante que planifiques bien la estrategia con tu entrenador.

Por suerte, desbloquearte suele ser más fácil de lo que crees.

Contacta conmigo, cuéntame hacia dónde vas y te digo cómo puedo contribuirte.

Héctor Ramos

¿Cómo será el proceso?

Entrenamiento Emocional sorprende porque NO ES DESAGRADABLE

La mayoría de las personas están reacios a remover el pasado, porque DUELE y mucho.

Por suerte, en Entrenamiento Emocional hemos conseguido reducir la parte conversacional al mínimo, de manera que las reacciones se tratan SOLO CON NOMBRARLAS. Eso, sumado a la velocidad en cambiarse y sentirse bien, hace que los clientes prefieran Entrenamiento Emocional a las antiguas técnicas de contar tus problemas, llorar, expresar tu dolor… ¡sin sufrimiento, el cambio es más rápido!

Tres cosas que me dicen

1. Cuando lo ves por primera vez, es impactante

Llevas toda una vida creyendo que era imposible cambiar las emociones… 

¿Será verdad o quizá sea un actor contratado? 

 2. Cuando pruebas el test muscular, es sorprendente

Tu cara sonríe ante algo tan evidente.

El test muscular es mucho más preciso de lo que puedas imaginar

3. Cuando neutralizas la primera emoción, es divertido

Buscas en tu interior y…¡ya no lo sientes!

Tu energía sube y te sientes mejor, ya no sufres por lo que antes sufrías.

¿Cómo conseguimos el cambio sin dolor?

Los dos extremos: reprimir y expresar

Nuestra educación emocional nos dice que tenemos que expresar lo que sentimos. ¿Por qué? Porque si reprimes una emoción, se intensifica más y más hasta que explotas. 

Por ello, la estrategia más obvia es expresar la emoción, desahogarse, contar el problema… pero ¿es esto útil?

Tras varios años trabajando con reacciones emocionales, descubrimos que desahogarse crea TRES problemas secundarios mucho más graves: 

    • Repetición: el cuerpo aprende que tiene que desahogarse, por lo que tenderá a hacerlo.
    • Reafirmación: cuanto más se expresa la emoción, más carga reactiva acumula, y más intensa se vuelve en el tiempo. 
    • Identificación: cuando te identificas con lo que sientes, cuando te crees tu historia, estás dándole el poder. 

Si no quieres sufrir, elige una estrategia diferente 

 Visto que expresar y reprimir no son las soluciones, descubrimos que la solución más rápida es reprogramar el subconsciente.

Trabajamos con el cuerpo, directamente, con tu subconsciente.

Al neutralizar una reacción emocional, la sensación desagradable asociada desaparece y empieza a haber nuevas sensaciones, agradables. Ya no necesitarás reprimirla, ni tampoco expresarla, porque no estará en tu interior: se habrá neutralizado. Sí, parece raro, imposible, pero tan pronto como lo compruebes te darás cuenta de que el cambio es inmediato y TOTALMENTE NATURAL.

 

Los cuatro pasos del cambio EE

En la sesión no se habla de los problemas: se solucionan y ya está.

Paso 1: Nombras el problema

Se nombra el problema en una o dos frases, lo justo para entender lo que pasa. 

Por ejemplo «Mi padre falleció y desde entonces lloro todos los días». 

Esa frase es suficiente. No necesitamos saber cómo fue, ni hablar de tu padre, ni traer al presente la tristeza o el dolor.

Paso 2: Medir

Medimos cómo reacciona tu cuerpo al tema que te crea malestar.

Utilizamos el test muscular para saber qué carga emocional tiene el cuerpo con cada tema de la lista.

Paso 3: Reprogramar

El resultado tras reprogramar una reacción es liberación: la persona tiene un nuevo punto de vista, ya no siente el problema con sufrimiento, deja de tener dolor.

A partir de ahí brota la inteligencia y ocurre el cambio en el pensamiento.

Paso 4: Verificar

Cuando el tema se ha neutralizado, la persona puede contar el problema con puntos y señales, sin sentir ninguna sensación negativa.

Cuando el test muscular confirma que el programa se ha borrado, finaliza el proceso.

 

 ¿Quieres ver la metodología en directo?

 

  Te recomiendo ver en la Escuela Online:

         – la masterclass EL PODER DE TU MENTE con explicaciones, mediciones y demostraciones en vivo.

        – el taller REACTIVIDAD EMOCIONAL, un completo recorrido de 4 horas de vídeo.

 

Preguntas habituales

¿Cómo me sentiré durante la sesión?

Las sesiones son agradables, amenas y en un ambiente distendido.
Es como jugar a descubrir cosas… ¡¡Te vas a divertir!!

Tras los primeros cambios, irás notando mejoría en la tensión emocional que traías, relajándote… te sorprenderás de tu nuevo estado al salir. La frase que más repiten mis alumnos es «siento que ahora peso menos». 

¿Cuánto dura el efecto?

No, esto no es un calmante con un tiempo. Los cambios son aprendidos, por lo que son para siempre. 

¿Necesito creer?

No necesitas creer en nada, tan solo necesitas querer que funcione.
¡Funciona hasta con escépticos! 

¿Tiene relación con medicina, psicología o psiquiatría?

Si bien hay psicólogos que ya usan Entrenamiento Emocional, esto no es una terapia, sino un MÉTODO EDUCATIVO BASADO EN NUEVAS TEORÍAS de transmisión de conocimiento, y además no se basa en la conversación.

Los entrenadores no somos médicos ni utilizamos la medicina, nuestro área de acción no se basa en enfermedad.

¿Cómo puedo mejorar mi salud con EEE?

La salud mejora con la reducción de la reactividad. Si quieres trabajar con una enfermedad, no necesitamos saber su nombre. Dinos sus efectos, lo que te hace sentir.
Ejemplo: Si crees que tienes «asma» y quieres reducir su reactividad, lo que nos interesa es solo lo que sientes «me cuesta respirar, siento que me ahogo, me falta el aire, siento presión en el pecho, tengo miedo a ahogarme».

Si crees que tienes una fascitis plantar, lo que nos interesa es «siento dolor en la planta del pie y me impide trabajar, me frustra no poder moverme»

 

¿ En qué edades se aplica?

Entrenamiento Emocional se puede aplicar desde el embarazo (en la madre) hasta el último día de una vida. Desde bebés, niños, adolescentes a ancianos de 100 años.  

¿Se puede aplicar en familia?

Sí, claro, a los niños les encanta. Visita la sección de entrenamiento Familiar.

¿Cuántas sesiones necesito?

Cada persona tiene unos objetivos. No es lo mismo tratar un tema que cientos de ellos.

Curiosamente, casi todas las reacciones se basan en la infancia y adolescencia. Si tuviste una infancia difícil, si viviste una juventud problemática… tendrás más cosas que resolver que una persona que siempre ha estado bien y ha tenido un problema puntual.

En cualquier caso, los cambios se van notando progresivamente, sesión a sesión. Hay problemas que dejan de ser problemas.

Yo siempre digo que, la vida es un proceso de evolución.

Tenemos diferentes procesos y paquetes, a partir de 5 sesiones.

El tiempo entre sesiones puede oscilar entre una semana y un mes. 

5. Cinco razones MÁS para invertir en un proceso

1. Claridad e innovación

Entrenamiento Emocional es una técnica MUY CLARA. Nueva, pero muy clara.  Somos una ciencia empírica con procesos mecánicos basados en conocimiento adquirido a través de la investigación. Entrenamiento Emocional es para las personas que creen en la innovación.

2. Es una inversión rentable

El dinero que inviertes retorna fácilmente con tu bienestar. Una persona neutra se relaciona mucho mejor con su entorno, CREA OPORTUNIDADES de negocio, tiene un mayor foco en sus objetivos.

Los alumnos que realizan un proceso amortizan y obtienen beneficios de la inversión en forma de bienestar, ahorrando en pérdidas y gastos derivados de su reactividad y teniendo mucha más inteligencia para crear dinero.

3. Resultados más rápidos

No solo es eficaz, sino que va mucho más rápida que las técnicas antiguas. El cambio de las reacciones emocionales básicas es inmediato.

«Lo difícil lo cambiamos en el momento. Lo imposible solo nos lleva más sesiones.» Héctor Ramos

4. El cambio es interno

Muchas técnicas se basan en intentar hacerte razonar el cambio, autoconvencerte, pero ¿cuántas veces has razonado algo y luego caes en la misma piedra?

Entrenamiento Emocional no se basa en la razón, se basa en el lenguaje del sistema reactivo, por loq ue produce cambios REALES y una comprensión mayor de la solución.

5. No hay una «razón» para no hacerlo

En el fondo sabes que tu elección entre hacer el proceso o no tiene que ver con la sensación interna. Lo que crees NO ES UNA RAZÓN, es un condicionamiento. Quien basa su inteligencia en lo que siente, está perdido. Eso es lo que yo te vendo, liberarte del condicionamiento y poder RAZONAR lo que te conviene realmente, y actuar según el dolor que sientes.

¿Quieres saber más?Déjanos tus datos y te llamamos